¿Comen de todo? ¡Qué fuerte!

Tía, tus hijos comen de todo. ¡¡ No sé cómo lo haces !!

Je, je. Tengo algunos truqillos.

¡Ah! ¿Sí? Cuenta, cuenta.

Es que no sé si te va a funcionar… Cada niño es un mundo.

Bueno, tú cuéntame, qué por probar no perdemos nada.

¡Vale!

1. En primer lugar, si prueban algún alimento nuevo, tienen recompensa.

¿Qué me dices? ¡ Eso es soborno !

Sip, y además lo hago deliberadamente jajaja. 

Si consiguen algo positivo cada vez que prueban comida nueva, en un futuro lo asociarán positivamente.

Normalmente, me piden minutos multimedia a cambio.

Pero, también puede ser un postre rico o cualquier otra cosa que se os ocurra.

Nunca premiamos comer “bien” con juguetes y/o dinero.

2. Ellos deciden “cuánto” y yo “el qué“. Y soy muy tajante con esto.

Según su pediatra no debemos preocuparnos con las cantidades (a menos que se demuestre que hay alguna carencia) Me dijo que los niños se autorregulan según la fase de crecimiento en la que estén.

Es mejor que coman un trozo de manzana que 3 bollos.

Conversación habitual en casa. Sobre todo, con Tapón 1.

– Mamá, tengo hambre.

– Ok, tenemos para cenar puré de verduras.

– ¿Puré? No quiero puré. No me apetece.

– Pues no hay otra cosa.

Y punto. 

Te das la vuelta y hasta luego, Lucas.

Nunca obligo.

3. Peeeeero, se permite negociar. 

Podemos negociar con el siguiente/anterior plato o con el postre. O todo a la vez. Mamá, quiero el yogur, el pescado y el arroz. Todo junto. ¡Hala! Que no falte de .

En días especiales (o sea, cuando estoy cansada y no me apetece pelear) permito negociar con gusanitos. Mmmm 🙊 ¡¡ y yo también como, que me chiflan !!

Y lo digo: Esto es una excepción. ¡¡ No me pidáis mañana !!

Por ejemplo, 5 cucharadas de puré y 1 gusanito.

¡ Ojo ! En breve aprenderán a negociar e intentarán ser mejores que nosotros 😀😀

También negociamos con historietas roleables.

Sigo con la historia cuando empieces con la lechuga.

4. Aquí viene mi fase preferida.

Me ayudan a cocinar. 

Sep, lo que leéis. ¡¡ Tengo dos chefs !!

Qué lujo, oiga.

Hoy hemos preparado filetes rusos divertidos.

Cuando un peque manipula alimentos, tiene mejor predisposición para comérselos. Como si se fiara más porque lo ha preparado él/ella.

5. Cuándo vamos con nuestros taponcillos  a un restaurante , es normal que nos ofrezcan el “menú infantil”.

Yo me niego.

Mi/s hijo/s no van a comer macarrones con tomate, mientras yo estoy devorando el chuletón de Ávila con patatas panaderas.

Genial, gracias, mi/s hijo/s comen el menú de mayores (siempre amablemente y con una sonrisa) ¡ Y ellos tan contentos !

Si me has leído, pero tu peque es todavía un bebé, te recomiendo baby led weaning. Por ahí empezamos nosotros.

2 comentarios

  1. Me encantan todos tus truquitos!!!! Los míos también prueban cosas nuevas y nos piden cenas temáticas: china, india, marroquí… Y sí. Es tal cual como dices. Les gamificas un poco el asunto y entran al trapo 😉 Me encanta tu post!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s