Rabietas – Sacamos 5 dedos (+4)

¿Estás enfadado, cariño?

Sacamos la manita, a ver qué necesitas.

Así lo solucionamos en #VillaDivertida desde que tenía 4 años.

Os lo pongo por pasos:

1. Me pongo a su altura. Me siento a su lado o me agachó, lo que haga falta.

2. Hablamos con tranquilidad, mirando a los ojos.

(a todo esto el niño está HIS-TÉ-RI-CO, más parece la niña de El Exorcista)

3. Sacamos la mano y empezamos a enumerar.

3.1 Dedo gordo, ¿necesitas un beso?

Siempre empiezo por ahí.

3.2 Índice, ¿un abrazo?

3.3 Corazón, ¿pipí o caca?

3.4 Anular, ¿tienes hambre?

3.5 Meñique, ¿tienes sueño?

Actúo así porque he podido comprobar que si tiene sus necesidades básicas cubiertas, la rabieta cesa antes.

Hay días que sólo con sacar mi mano ya se cabrea. Otros, me hace contar todo el repertorio con su negación de cabeza incluida. Otras, grita más todavía. Otras, se relaja con el primer dedo gordo y rápidamente me abraza y me pone la carita para que le bese…

Esto es sólo un punto de partida. A mí me ha venido bien porque al principio de la vorágine no se deja ni acariciar, incluso a veces, ni mirar…

A partir de ahí, con sus 5 añitos, intenta explicarme qué ha pasado 💙💚💜

‘Yo estoy aquí para lo que necesites.»

Creo que el mensaje más importante que deben percibir es que vamos a estar ahí durante y después del enfado.

¿Veis mi cara? Sí, a mí también me agotan las rabietas, uffff, ¡¡vaya si me agotan !!

¡¡Lo que necesiten!!

Y también cuándo y dónde lo necesiten.

(aunque sea el mismísimo día que te toca hacer de Reina de las Flores)

Tiempo habrá para razonar cuando llegue la calma…

Lo que no debemos permitir bajo ningún concepto es que nos pegue. Ni a nosotr@s, ni a otr@s niñ@s.

«Dímelo sin pegarme, por favor

(por supuesto, esquivamos el golpe)

También es importante «mandar a tomar viento fresco« con cariño y humor a quien se quiera meter indebidamente a opinar.

Y ya de paso aprovechas y te echas unas risas 😁😁

Todo lo que hagáis por y para vuestr@s peques os será devuelto con creces. Palabrita de divertida ✋

Una rabieta no es un capricho, si no una necesidad. Si encontráis adult@s que todavía no lo saben, quizás sea el momento de sugerirles que lean algún post, como por ejemplo, el que pongo al final.

¿Qué os parece si vais dejando en los comentarios cómo solucionáis vosotr@s las rabietas?

Enlaces de interés:

Gestionar las rabietas de una forma respetuosa

5 comentarios en “Rabietas – Sacamos 5 dedos (+4)”

    1. Procura entender a qué se deben.
      «…las rabietas forman parte del desarrollo emocional del niñ@ y son parte FUNDAMENTAL  de su desarrollo madurativo…»
      Es su manera de expresarse. «…Es la única y primera manera que tienen los niñ@s de reafirmarse negando al otro.  Están diciendo de manera contundente y clara: – ¡Yo no soy tú!»
      «…Manifiesta lo que siente a través de la rabieta porque todavía no tiene ningún otro recurso igual de eficaz para expresar su frustración y para que observemos que ellos también pueden tener necesidades diferentes de las nuestras…»
      Extraído de
      http://www.psicoemocionat.com/1/post/2016/mar/gestionar-las-rabietas-de-una-forma-respetuosa.html
      Cuya lectura recomiendo 😉

  1. Que interesante. Pues a lo mejor para Iván me sirve. Cuando se emperreta la cosa acaba que ya ni se acuerda de por qué comenzó la cosa. Esto le da mas rabia todavia y la perreta se eterniza ainss
    Lo malo es que la mayoria de las veces es por puro agotamiento, algo que mis hijos nunca jamás admitiran

Responder a Refuerzo Divertido Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Refuerzo Divertido
× Escríbenos un WhatsApp